Los Ingenios Submarinos

Los Ingenios Submarinos

Campanas, odres y escafandras fueron los primeros intentos del hombre por alcanzar el fondo del mar.

Desde el comienzo de la civilización, se han inventado mil y una maneras de llegar a las profundidades marinas. Motivados por la curiosidad de satisfacer la existencia de monstruos marinos, tan extendida entonces, y para satisfacer las ansias de conocimiento, comenzaron a crearse una serie de artilugios que permitiesen al hombre alcanzar el fondo del mar. Son los llamados ingenios submarinos.

Actualmente, se clasifican estos ingenios en dos tipos: los primarios, que someten al hombre a la presión de la profundidad y que se engloban dentro del llamado “método de la campana”, y los más evolucionados, que permiten al hombre estar sometido únicamente a la presión atmosférica, pertenecientes al “método del sumergible”.

En el primer grupo se incluyen campanas llenas de aire, como la que utilizó Alejandro Magno, considerado uno de los primeros exploradores del fondo del mar, odres, como el ideado por Alfonso Borelli en el siglo XVII, o el Hydrostat de Payerne, y escafandras, con origen en un invento del francés Jean-Baptiste de la Chapelle, del siglo

XVIII. Estas   últimas, evolucionaron hasta el siglo XX, hasta 1.940, año en que aparecieron las primeras escafandras autónomas, con reservas de aire propias

(Fuente: Inmersión. La conquista del fondo del mar. Narcís Monturiol. Museu Marítim de Barcelona. 2009.)

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies

This site is protected by wp-copyrightpro.com