Los primeros sumergibles pequeños

Los primeros sumergibles pequeños

Los “platillos volantes” de Cousteau

, se amplió los conocimientos biológicos y geológicos del fondo del mar, pero se veía necesario el uso de naves submarinas más pequeñas, maniobrables, que recogiesen muestras y para navegar a menor profundidad, ya que se perdía información de los pisos intermedios. También se observó que eran demasiado pesados, voluminosos y caros, y se veía necesaria una capacidad de maniobra autónoma.

Para corregir estas deficiencias, empezaron a surgir los primeros sumergibles pequeños, como el Submanaut, el Goldfish o el SP-350 Denise, uno de los “platillos sumergibles” de Cousteau, llamado así por su semejanza con los “platillos volantes”. Y otros como el SP-500-01 y el SP-500-02, que podían llegar a los 500 metros, el Deepstar 4000, que llegaba a 1.200, El Deepstar 2000, a 600 metros y el SP-3000, rebautizado como Cyana y que alcanzaba los 3.000 metros de profundidad.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies

This site is protected by wp-copyrightpro.com